Fundación Sabores Dominicanos presenta la Comunidad Slow Food-FSD

Con motivo del Día Nacional de la Cocina y la Gastronomía Dominicana, que se celebra anualmente el segundo domingo del mes de diciembre, la Fundación Sabores Dominicanos (FSD) realizó un encuentro en sus instalaciones. Se aprovechó para presentar la Comunidad Slow Food-FSD, y anunciar la firma del Convenio Marco de Cooperación entre ambas entidades coincidiendo con la celebración de los 30 años del Manifiesto que da nacimiento al movimiento internacional Slow Food.

Mediante este convenio se acuerda la Declaración de Compromiso, a fin de que FSD se convierta en embajador y portador de los valores que encarna y promueve el movimiento Slow Food; se adopte y apoye un sistema alimentario en armonía con la dignidad humana, la justicia social y el respeto por el medio ambiente y todos los seres vivos; y de que FSD se adhiera a los principios que contiene la Declaración de Chengdu, China (VII Congreso Internacional de Slow Food, 2017), que FSD ha de seguir con acciones individuales y colectivas.

Y es así como con la firma de sus 32 miembros quedará fundada la Comunidad Slow Food-FSD en Dominicana, tomando en cuenta que FSD desarrolla una serie de iniciativas que coinciden con los de Slow Food.

Sobre Slow Food

Es una red internacional por membresía originada en el año 1989 en la Ópera Comique de París, a través de la declaración y firma del Manifiesto, documento fundacional de la Asociación que al cumplir 30 años reafirma la importancia de continuar trabajando por el futuro de la alimentación y del planeta, bajo el lema “nuestra comida, nuestro planeta, nuestro futuro”. Slow Food fue fundada como un baluarte del derecho al placer y del valor cultural de las cocinas locales, en contraste con la fast life (la vida acelerada).

Se han abrazado incontables iniciativas alimentarias que recaudan fondos para los numerosos proyectos de biodiversidad que la Asociación ha impulsado. Se ha convertido en uno de los principales actores internacionales comprometidos a evitar la extinción de miles de especies animales y vegetales y en el único que desempeña este cometido centrando su discurso y sus acciones en torno a los alimentos.

Actualmente es una red mundial de más de un millón de activistas y simpatizantes, incluidos agricultores, ganaderos, pescadores, cocineros, artesanos alimentarios, educadores y ciudadanos trabajan para garantizar el principio consagrado en la declaración: el derecho a una comida buena, limpia y justa para todos. Sus objetivos claves se orientan a mitigar el colapso progresivo de los ecosistemas y la crisis climática. Muchos proyectos aún no se han desarrollado, muchos productores capaces de impulsar el cambio necesitan ayuda y están pidiendo las herramientas para desarrollar el “pensamiento Slow Food” y así poder mirar hacia el futuro con esperanza.

Para concluir la velada los asistentes disfrutaron un brindis del tradicional Bizcocho de la Prosperidad, elaborado con ingredientes propios de la navidad dominicana, como una iniciativa de la FSD, con tres años formando parte del Recetario Dominicano, así como también degustaciones de aperitivos aportados por empresas asistentes al evento.

Bizcocho de la Prosperidad

Alude a los buenos deseos que los dominicanos intercambian cada navidad, así como a la mezcla de productos autóctonos como la batata. Es por eso que esta receta se perfila como un componente de las festividades navideñas. Con su creación, FSD quiso hacer un aporte a la gastronomía nacional e incentivar a la población a elaborarlo, ya que rinde honor a productos propios de nuestra culinaria, como la batata y el higo, que son los principales ingredientes, ron, melaza, miel, ciruela, zanahoria y mandarina, entre otros, siendo ideal para compartir y coronar nuestro menú de Nochebuena y año nuevo. La receta siempre ha estado a disposición de la población, que tiene la libertad de, a partir de ella, crear su propia versión, decorarlo a su gusto y se espera llegue a ser parte de las tradiciones navideñas dominicanas, ya que la leyenda misma de su surgimiento se constituye en un símbolo de la importancia de dar para poder recibir.

Sobre la Ley 20-18 de octubre 2018, de la autoría del senador Tommy Galán, impulsada por un conjunto de prestigiosos Chefs nuestros, liderado por Inés Páez (Chef Tita), declara La Gastronomía Dominicana como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la República Dominicana, que instituye el Día Nacional de la Cocina y la Gastronomía Dominicana, y designa el 2do. domingo del mes de diciembre como fecha de celebración. Dispone la creación del Comité Gastronómico Nacional, integrado por el Ministerio de Turismo, el Ministerio de Cultura y el Ministerio de Relaciones Exteriores o sus representantes. Procura sensibilizar a los fines de construir las bases para concienciar y hacer de nuestra cocina un punto de referencia cultural en gastronomía regional, colocando a la gastronomía dominicana como Marca País. Esta ley ordena a las instituciones estatales la programación de actividades en la que se promueva la cocina y la gastronomía dominicana.

Fuente: Fundación Sabores Dominicanos