Alimentación física y espiritual para la cuarentena

0
281

Estos tiempos de aislamiento a nivel mundial han colocado nuevamente, si es que antes no existía más que por la necesidad de mantener nuestro estado físico en óptimas condiciones,  la alimentación en primerísimo plano, no solo como una necesidad básica primaria, sino también en el orden de la escogencia de esos alimentos que aportan los nutrientes para fortalecer el sistema inmunológico y prevenir enfermedades, el otro talón de Aquiles es el aspecto emocional que también es un factor importante de equilibrio para el sistema en general.

La doctora Maritza Arbaje ofrece a continuación varias herramientas útiles para nuestra nutrición física y emocional.

Indica que lo primero  que debemos entender es que el mundo está en duelo. “El duelo es un proceso psicológico porque hemos perdido algo y en este momento precisamente valga la redundancia, hemos perdido el control, el control de ¿Cuándo va a pasar? ¿Si me va a dar? ¿Un familiar? ¿Lo económico? ¿Lo emocional?”

Los tipos de hambre

“Hay varias preguntas que quisiera que nos hiciéramos, sin antes decirles que hay varios tipos de hambre, pero me quiero concentrar en el hambre emocional y el  hambre fisiológica que si es muy cierto van acompañada una de otra, pero siempre hay una que domina más que otra y siento que en este momento el hambre de ansiedad, el hambre emocional como quieras llamarlo es la que está predominando por lo que estaba diciendo con anterioridad, entonces sería importante ver qué tenemos que reajustar o nos hemos visto tener que reajustar, todo este horario de vida que llevamos”, afirma con convicción la Dra. Arbaje  y  resalta que en la actualidad tenemos que hacer un cambio, tenemos que readecuarnos  mejor dicho,  resalta que es muy importante el componente emocional-espiritual y ese componente que se integra a lo material tiene que tomarse en cuenta a la hora de la comida, ¿Por qué comemos?, ¿Dónde comemos?, ¿Con quién comemos?

 Emociones al ingerir alimentos

Afirma que existen muchas teorías todas muy buenas con relación a la alimentación, sin embargo, hay elementos que a veces se nos escapan y es ¿qué emoción me embarga en este momento que estoy ingiriendo un alimento? “Porque la alimentación emocional es súper prioritaria, ¿qué emoción me lleva a mí a abrir la nevera? ¿qué es mi sentir que no me permite aquietarme, reconocer y resolver esa emoción que no me deja tranquila y una de las personas que más afectadas están en estos momentos es el controlador, porque no hay control de nada en este momento, sí, sí hay y sabes lo único que hay, el control de las emociones, ¿qué tiempo tienes que no alimentas tus emociones adecuadamente, que no te ocupas de ti, de alimentarte, de valorarte, de sentirte que eres un ser importante, que de ti depende como tu actuar para que el entorno esté agradable? Entonces por eso todos estos años mi experiencia con el alimento emocional y el alimento físico y como resultado la condición de salud de las personas”, dice Arbaje.

Evaluación de los alimentos que escojo y prefiero

Un punto importante que indica la especialista es evaluar que tenemos que detenernos para pensar ¿Qué me pasa? ¿Qué me duele? ¿Cuál  es el duelo en esta circunstancia? “Quisiera que te dedicaras y voy a insistir tiempo para ti mismo, para ti misma y ver qué alimentos te agradan, cuando estás ansioso, ansiosa, ¿cuál es el alimento  que te sacia “esa necesidad”?”. “Es cierto que ahora no nos podemos abrazar, que es uno de los momentos más lindos, el intercambio energético, pero si estás en casa y tienes mucho tiempo en casa con las mismas personas, puedes abrazar en vez de comerte un chocolate o cualquier comida chatarra que tengas en la casa”, señala Arbaje.

“Cuando vas al supermercado ¿Qué alimentos compras? ¿Por qué los compras?  Tenemos eso que  tenerlo muy pendiente porque cuando estamos en duelo, cuando estamos deprimidos tendemos a consumir aquellos alimentos hipercalóricos, pero que realmente en muchas ocasiones no nos alimentan, por eso cuando se habla de alimentación chatarra, hablamos de aquellos alimentos que no tienen nutrientes para nuestro cuerpo, para nuestra mente, vamos a consumir alimentos que suban el sistema inmunológico, hay muchas claves para subir el sistema inmunológico y una de ellas ¿Qué música estás escuchando?, ¿Con quién estás compartiendo, incluyendo la comida? ¿Cómo es la alimentación? ¿Quién la prepara? ¿Con quién compartes? ¿Qué temas tocas? ¿Sonríes durante la alimentación?”, son elementos importantes que la Dra. Arbaje importantiza como factores para una correcta alimentación emocional y física.

Otros elementos para alimentar el sistema inmunológico

 Valorarnos, amarnos, el elemento emocional, el alimento emocional. “Ese momento que reconoces esa emoción, cómo respiras. La respiración es la vida, respirar es agradecer estar en esta vida, elegimos estar y debemos estar, pero disfrutar y saber que lo único que debemos estar pendientes para control es la alimentación emocional, alimentemos nuestro cuerpo, alimentemos nuestro espíritu o nuestra alma o como quieras llamarla”.

Un excelente ejercicio que nos propone es  tomarnos un segundo, tocar nuestro cuerpo, colocar una mano en el pecho y otra en el abdomen  y si podemos  y queremos, cerrar los ojos y vamos a ver como respiramos, inhalamos profundamente, detenemos la respiración un momento y exhalamos poco  a poco y veremos  que el cuerpo comienza a relajarse.

“El sistema inmunológico no solamente es el físico, también el emocional, el espiritual, entonces, por eso es muy importante que a la hora de ingerir alimentos para subir el sistema inmunológico, para mantenernos en salud  tenemos que tener una alta vibración a la hora de alimentarnos, a la hora de compartir, para poder lograr esa alta frecuencia a nivel del sistema inmunológico”, afirma la especialista.

Los sentidos en la alimentación

Otros elementos que  considera la Dra. Arbaje debemos tener en cuenta es ¿con qué sentido nosotros nos atraemos a comer? (el oído, el olfato, la vista), porque la nariz, el olfato, la vista, es donde comenzamos a hacer la digestión, porque nos atrae el color, porque nos atrae la preparación, porque nos pueden provocar muchos componentes, que a veces no lo tomamos en cuenta “y eso es la integración, tenemos que integrar todo nuestro ser a la hora de tomar una ingesta, al tomar un alimento donde el alimento emocional y el alimento físico deben estar unidos para que en armonía podamos lograr una alimentación sana”.

Indica que  hablamos mucho de alimentación sana, pero se nos olvida el componente emocional que es vital para disfrutar de la ingesta física, para que los nutrientes  emocionales y físicos estén en armonía, “usted dirá  ¿cuál es la alimentación sana emocional? estar alegres, no hablar del pasado, no esperar planes de futuro, sino vivir el aquí y el ahora, es lo único que tenemos y aparte de eso como lo hagamos vamos a tener un futuro más agradable, entonces lo que resiste, persiste,  entonces no te resistas ante un hecho que depende de ti misma, de ti mismo y por ende de tus hijos, en caso de que tengas hijos”.

La autoestima y la alimentación

“Formalmente comprométete a ti mismo, a más nadie de que vas a hacer el cambio y un dato importante, hay muchas dietas, a veces los pacientes saben más de dietas que uno, porque lo buscan en todas las webs, internet, en donde sea porque hay mucha información, pero por qué mejor tu no evalúas a la hora de comer ¿Qué alimentos te caen mejor que otros?, ¿Qué alimento te gusta y si te cae bien o no?, porque eso tenemos que observarlo ¿Qué alimento me gusta, qué alimento me cae bien? ¿Qué alimento no me agrada? Para uno hacer una lista y eso se llama autoestima, amarse a sí mismo, entonces cuando tu evalúas todos esos alimentos, vamos a ver el cambio  que vas realizando en tu cuerpo sin hacer súper dietas, sin hacer súper ejercicios, porque es tu cuerpo que te habla y que tú le estás respondiendo a la alimentación que te está demandando y recuerda que  es muy, muy importante la hidratación, una hidratación adecuada”, afirma.

 Tips que ofrece la entrevistada

  • Evitar estar sentado o acostado todo el día en  este momento hay muchas formas de ejercitarse, caminar en la casa, caminar en el apartamento, si no puedes salir a la calle y en caso de que lo hagas ponte mascarilla, estamos en un proceso que todavía sigue siendo incierto, porque es algo nuevo.
  • Ámate a ti mismo, cuídate de tal manera que tus emociones sean lo más frecuentemente posible positivas, pon  música agradable, oye canciones bonitas, arréglate aunque estés dentro de la casa y planifica un día para ti, durante estas 24 horas que vamos a estar todavía en un espacio limitado, pero la creatividad de tu ser te va a ayudar a que la alimentación emocional, espiritual se mantenga, estírate, haz yoga, medita o ponte a orar, pero siempre que te llegue un pensamiento negativo, déjalo, no resistas en quitártelo, lo que resiste, persiste como te decía, entonces lo que tienes que hacer es pensar en cosas positivas, en algo agradable, que te pasó con una amiga o en el campo, en la playa, alimenta tu mente con pensamientos positivos y verás que vas a fluir mejor, alimentación sana, es una alimentación de mente, cuerpo, agradable, positivo
  • Aunque te sientas deprimido, deprimida, levántate, porque de ti depende tu propio proceso, de ti depende que estés positivo y firme y que nadie tiene la culpa de lo que está pasando, asume tu responsabilidad con alimentación emocional-espiritual, te lo voy a decir muchas veces porque eso es lo que te toca.  Tu autoestima, va a decir lo que tu realmente has hecho, ámate, sin egoísmo, respétate por amor.